Darle la espalda a la Navidad.

He de ser sincero, ni me gusta ni me disgusta la Navidad, sino que sigo “la corriente” a pesar de pensar que lo coherente es darle la espalda.