Tan lejos, tan cerca.

La casualidad, no confundir con el destino, ha querido que cambiar de localidad de residencia no signifique cambiar de calle. Tan lejos, tan cerca.