Mar de plástico.

En El Ejido, bajo el mar de plástico, miles de cactus y  suculentas aguardan su turno para acabar  en nuestros hogares. Fue complicado decidir qué llevarnos entre tanta variedad.