Polvo en suspensión.

Desde la Alcazaba contemplamos la ciudad con una tonalidad poco habitual en un mes de febrero debido a la calima. El resultado son unas instantáneas donde el polvo en suspensión lo impregnaba todo.